Una enseñanza que nos deja la Transfiguración, misterio de luz.

Jesús, Elías, Moisés, Pedro, Santiago y Juan. Estos 6 personajes presencian este suceso ocurrido a Jesús, nuestro Señor. Aquí vemos una suma de 3 y 3.

Los primeros 3:  Jesús, Elías y Moisés. Moisés viene representando a la Ley de Dios. Elìas viene representando a los profetas. Y juntos: la Ley y los profetas se ven representados inclinándose ante Jesús, quien es nuestro Dios (Juan 1.1, Tito 2.13)

Los otros 3: Pedro, Santiago y Juan. Quienes son los únicos de estos 6 que quedan en la tierra después de que Jesús vuelve al Padre en otro suceso llamado “La Ascensión”, que no es momento de aclarar en qué consiste. 

En medio de todo, está Jesús glorificado por el Padre, Dios Todopoderoso igual que él. Jesús hablando con Elías y Moisés, cuando de pronto interviene Pedro, y el Padre Dios lo interrumpe con su poderosa voz exaltando a su Cristo y diciendo: Este es mi hijo amado, a él oid.

Pedro quien representa al papa, a nuestro sumo pontífice, es interrumpido por Dios el Padre, quien declara estas palabras, exhortando a nuestro Pedro a que oiga a Cristo Jesús, y por supuesto, también a nuestro papa, obispo de Roma. Jesús nos trae un mensaje sin igual. Mientras nuestro Pedro o nuestro obispo de Roma oiga bien a Cristo, estaremos gobernados bajo la voluntad de nuestro Dios como Iglesia. Santiago y Juan hacen permanecer todo aquello que de la Ley (Moisés) y de los profetas (Elìas) es importante conservar por ser conforme a la verdad innegable, que es el mismo Espíritu Santo (1 Juan 5.6), quien se ha quedado en lugar de Jesús con nosotros. Ahora necesitamos escuchar lo que viene del Espíritu, y Pedro, quien de los 3 apóstoles, es el escogido para quedar en lugar de Jesús siendo lleno del Espíritu Santo, a semejanza del papa, nuestro sumo pontífice, nos comunica la verdad.

Sea quien sea el papa que nos toque, que comprenda este principio es medular para la unidad de la iglesia. Si la unidad no se logra aún comprendiéndose este principio, la iglesia está eximida de la culpa. No comprenderlo dio al traste con la unidad occidental y el surgimiento del protestantismo.

Paz y bien a todos y feliz fin de semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*