Esperamos una verdadera unidad

No nos debe importar demasiado el cisma ortodoxo ni el cisma de Lutero y los subsiguientes cismas o divisiones y fragmentaciones de nuestra ideología cristiana.

A muchos les parecerá que cada vez nos alejamos más y más de la unidad que profetizó el apóstol San Pablo con cada cisma y con cada división,pero si vemos las cosas desde el punto de vista divino,puede que descubramos cosas muy interesantes al respecto.Todas las cosas cooperan juntas para el bien de los que aman a Dios.Y los cismas y divisiones están incluidos en todas las cosas.Ahora bien,una cosa es segura:la unidad que San Pablo refirió es una verdadera unidad.Ya en la época del Apóstol había serias disensiones y divisiones,así que él era consciente de que la verdadera unidad no se había alcanzado.Y las disensiones de su tiempo eran mucho mas serias y notorias que las de hoy en cuanto a cristianismo.Los cismas ortodoxo y luterano sólo fueron una pequeña e ínfima expresión de que no logramos estar de acuerdo en todo aún.Por tanto,está por llegar,con la segunda venida o parousía del Señor,la verdadera unidad ,que es la unidad de la fe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*