Al paso que puedas andar / Cómo triunfar verdaderamente sobre el pecado

Jesús va contigo al paso que puedas andar.

A veces no nos damos cuenta de que el trabajo y el cúmulo de responsabilidades llegan a extenuarnos, y que nuestra vida no es la vida que leemos en el salmo 23 que íbamos a tener: llena de reposo y de sosiego, de bienestar. Es realmente enfermizo. Caemos en cama. A las 6:00 am suena el despertador y no logramos sentirnos lo suficientemente dispuestos a hacerle el máximo caso. Qué terrible el trabajo esclavo… más cuando Jesús nos ha prometido una vida libre… qué incoherencia. Una cosa es ser diligente y otra es ser esclavo.

Tu padre que está en el Cielo te acompañará. Toma calma. Toma tu tiempo para meditar en la verdad.

Jesús va contigo al paso que puedas andar. Te protegerá y cuidará de ti como cuida el buen pastor a su oveja necesitada..

 

Hay una cosa que muchos rechazan (y hemos rechazado) mucho del cristianismo: el área del pecado. No somos perfectos, no hay nadie santo… es una idea muy generalizada. Sin embargo, todos hemos leído en la Biblia esas alusiones y saludos del Apóstol Pablo a los “santos de la casa de ” fulano y etc.. etc.. O sea, que sí había santos, y no “santos” entre comillas, sino gente verdaderamente santa. Necesitamos tener bien en claro que a esa santidad verdadera no pudieron llegar por medio de la obediencia a mandamientos como “no tomes, no gustes, no manejes” cosas que tienen cierta reputación en cuanto a humildad y duro trato del cuerpo… como dice San Pablo. No . No se logra por nuestros esfuerzos carnales, sino por nuestros esfuerzos espirituales, me explico: Jesús dijo: La verdad os hará libres… y

si el Hijo los liberta serán verdaderamente libres. Así que se trata de la verdad. Quien es la verdad: Jesús. Quien es la verdad: el Espíritu.

Y si estamos en el Espíritu no satisfaremos los deseos de nuestra carne: si estamos en la verdad. Así que pongamos nuestra mente en la verdad.

 

 

Si nos permitimos alguna mentira en nuestra mente no lograremos nada de verdad. Ararás en el mar para pronto volver a caer en lo mismo, reincidir en el mismo pecado. El Primado de la verdad en nuestra mente es lo que nos hará vencer de verdad si Dios nos acompaña.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*