Cuidado con las interpretaciones falsas que se le den a algunas alarmas, edición 2.4

Michel de Nostradamus, “el más famoso profeta de la historia”,como se le conoce según opinión de muchos, y que vivió en el siglo XVI (16), conocido por la exactitud de sus predicciones en cuanto a los años de su cumplimiento, ha vuelto a llamar poderosamente la atención del mundo por sus predicciones sobre el 2018 y el 2025, y el período de 7 años que abarca aproximadamente entre ambos años. Para los que no lo sabían, Nostradamus afirmó que el 2018 es el inicio de una etapa muy obscura en la historia, con nefastas características, y que durará hasta el 2025, cuando la humanidad dirá “basta”. Es entonces que el 2025, según sus oráculos, será el inicio de una época de iluminación sin igual.

Opiniones sobre la Gran Tribulación y los 7 años

Muchos pudieran sentirse tentados a pensar que estos serán los 7 años de la Gran Tribulación de la que habla la Biblia. A mí me parece que enmarcar de una manera tan exacta las cosas por lo general deviene en error. Digo incluso que hay veces que pensamos que la Gran Tribulación durará 7 años, o durará 3 años y medio, y muchos en iglesias no católicas afirman una cosa o la otra, gracias a interpretaciones literalistas que se hacen de las Sagradas Escrituras, las que pudieran o no ser hasta cierto punto correctas o erróneas.

Una cosa es cierta en mi opinión: Desde un poco después de la creación de la humanidad, cuando el hombre pecó y ya no pudo permanecer en el paraíso , la Gran Tribulación comenzó a mostrar las primeras señales de existencia, cuando fue asesinado el justo Abel a manos de su propio hermano, en caso de que Abel y su hermano hayan sido figuras históricas. En caso de que no lo hayan sido, la simbología hace más clara aún esta idea, como es lógico.

El número 7 y el número 3 también tenían significados para los hebreos, como plenitud o perfección… etcétera, así que no tenemos por qué asumir como asumen algunos no católicos que la verdad es una Gran Tribulación de 7 años (o sus variantes) literales.

La cosa se pone más interesante cuando entre ellos relucen los que sitúan la Segunda Venida de Cristo o Parousía justo antes de la Gran Tribulación de 7 años literales. Otros sitúan su Venida en el medio de los 7 años, o sea a los 3 años y medio, y otros al final de los 7 años y justo antes del milenio de 1000 años literales. Sin embargo, recordemos que el día y la hora nadie lo sabe.

¿Y qué de Nostradamus?

A algunos les parecerá que este artículo ya dista mucho de Michel de Nostradamus, y que ya lo habíamos sepultado en el olvido, pero no es así. Hay quienes (sobre todo los de una mente bien abierta y una imaginación fértil) pudieran volver a traer a consideración, al menos como teoría, la posibilidad de que los 7 años literales de la “profecía” sean los mismos 7 años literales de la Gran Tribulación que han propuesto esos creyentes. La tentación a asumirlo como que ES ASÍ es súper fuerte.

Sin embargo, las razones para esperar a Cristo como el merece no deben ser meramente estas, pues SI NO ES ASÍ, el fiasco será muy grande y las personas ya están bastante hartas de oír fechas fallidas del fin del mundo. Debemos presentar un Evangelio más claro, serio, y sobre todo más sensato y maduro. En esencia fiel. No quisiera tampoco que me vieran como el hombre que trata de oscurecer lo que está demasiado claro. Más bien digo “Bendito el que viene en el Nombre del Señor” y si ese es Nostradamus, pues también. No obstante, cabe preguntar:¿No será que le estamos otorgando demasiada importancia a lo escrito por Michel de Nostradamus? ¿En verdad, lo escrito por él es tan fidedigno? Pudiéramos dedicar otro artículo a analizar este respecto.

Seamos o tratemos de ser como las vírgenes sensatas de la parábola y acopiemos a tiempo el aceite de nuestras lámparas, para que cada vez que se diga “viene el Esposo” podamos sentirnos tranquilos y confiados en que -sea cuando sea su venida- estamos preparados a recibirlo, porque tenemos la luz suficiente aunque la noche sea intensa. Esa es la forma más adecuada de esperarlo.

 

2 Replies to “Cuidado con las interpretaciones falsas que se le den a algunas alarmas, edición 2.4”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*