Por qué nuestras doctrinas y prácticas deben ser cristianas católicas

Saludos nuevamente hermanos y amigos lectores todos.

Quisiera explicar algunas cuestiones importantes en relación a este tema tan debatido. Nunca ha sido tan debatido como después del siglo XVI con la obra hecha por Martín Lutero.

Es realmente interesante el fenómeno religioso del cisma y de la herejía, y las actitudes antiguas y modernas que se toman en cuanto a esto, y que muchas veces no son las más adecuadas. Dichas actitudes deben ser diferentes como es obvio, porque hay que respetar la libertad religiosa, pero por ahora no es mi objetivo tratar más profundamente ese tema, porque pienso que todo el mundo en el catolicismo e incluso una gran parte del protestantismo conoce bien la diferencia entre la actitud correcta y adecuada y la inadecuada, entre las cuales históricamente figuró de manera drástica, en mi humilde opinión, la manifestación de la Inquisición y el resto de las persecuciones tanto hacia protestantes como hacia católicos.

Entrando en el tema que me ocupa voy al tratar de ir al grano mientras que trato de explicar lo mejor posible el asunto para quienes no son muy versados.

La forma de pensar protestante  en sus principios del siglo XVI cuando Lutero expuso muchas razones ciertas no difería en muchas cuestiones con la forma católica de pensar, pues Lutero basó muchas de sus afirmaciones en los escritos de San Agustín, el célebre obispo de Hipona, quien es un santo de la historia de la iglesia católica. Sin embargo, luego cuando Calvino comenzó su labor doctrinal, en varios puntos coincidió con la ya dicho por San Agustín y la Iglesia católica, pero en otros se comenzó a diferenciar llegando a contradecir verdades fundamentales para la auténtica vida de santidad en Cristo. Las doctrinas contrarias de Calvino y posteriormente de los otros que fundaron nuevas denominaciones protestantes fueron cada vez alejándose más y más de la doctrina original de Lutero y por ende del catolicismo de modo que hoy día hay una cantidad de denominaciones impresionante, aunque al parecer en el seno de ellas se puede observar una tendencia a quedarse en lo dicho por la teología pentecostal siendo que las muchas denominaciones o iglesias modernas más bien tratan de adoptar fielmente la teología inicial de la iglesia Pentecostal, quizás se pudiera hablar de que muy en lo profundo de cada evangélico que funda una nueva iglesia existe el “aquello” de conservar lo que aprendió en la nueva iglesia que ha fundado.

Si los cristianos evangélicos modernos vieran en el cristiano católico promedio de hoy una actitud más misericordiosa y adecuada hacia ellos, quizás hubiera más avance en cuanto a que lleguemos a la unidad doctrinal, porque de seguro hay muchos elegidos por Dios entre ellos para que razonen sinceramente algunas cuestiones como las siguientes:

  • La forma de pensar de los primeros cristianos separados de la iglesia católica era una forma muy parecida a la forma católica: la de Lutero y el luteranismo. Debería por tanto, conservarse la tradición doctrinal más antigua de ellos: la de Lutero, y sin embargo, las iglesias modernas conservan una forma muy diferente a esa.
  • Una cuestión histórica desconocida para muchos: La forma original de pensar era católica y no Luterana, la demostración de ello es que desde el siglo I D.C. los 11 apóstoles de Jesucristo se dispersaron por varias naciones predicando el Evangelio y plantando iglesias. ¿Qué iglesias son esas hoy día? Son Iglesias católicas antiguas, romanas, católicas ortodoxas y católicas coptas, no protestantes ni evangélicas. Y cuando llegó el siglo XVI D.C. los protestantes tuvieron que comenzar a difundir su nueva forma de pensar y tuvieron que llevarla a lugares donde ni siquiera habían sido ni serían perseguidos por la Inquisición, como Grecia y Rusia, donde solo se conocía ser católico ortodoxo: La forma protestante que acababa de llegar no era conocida ahí anteriormente . Y como la forma protestante de pensar fue cada vez más variando y variando segun las nuevas iglesias protestantes que iban surgiendo, nuevos viajes misioneros tuvieron que emprenderse para plantar la nueva iglesia.
  • Por tanto, no es en absoluto un rescate del cristianismo primitivo. No creo que valga la pena demostrar algo más, solo explicar que la desconfianza hacia el mensaje de la Iglesia es notoriamente marcada, y se está desconfiando siempre que esas antiquísimas comunidades cristianas tuvieran un espíritu fiel. Para mí es todo un gran absurdo afirmar que la iglesia que siempre estuvo desde Jesucristo : la católica, fuera en efecto un instrumento del demonio, y me pregunto seriamente: (si tuviese razón de ser esa desconfianza) ¿dónde estaba el Espíritu del verdadero cristianismo en la historia? No se pudo haber ausentado.

Mi objetivo con este post no es como el de muchos hoy. No pretendo enviar grúas a demoler iglesias protestantes. Prentendo enviar ideas a los protestantes para que regresen a la verdadera fe original y espiritual, a esas doctrinas en las que siempre el pueblo de Cristo creyó desde que Nuestro Maestro vino y sus apóstoles las predicaron. Les propongo aceptar estas cuestiones de doctrina, y continuar en sus iglesias por supuesto. Allí fue que Dios les puso.

Algunas cuestiones de doctrina las he explicado en mi blog, puede hacer clic aqui y visitar el artículo sobre lo que usted no conozca para que vea en que creemos los cristianos católicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*