Testimonio del Corvo

Mi Testimonio a favor de Cristo y de su Iglesia

Toda la gloria sea para mi Señor Jesús

 

Mi nombre completo es Yousdel Corvo LLanes. Titulo este testimonio igual que como titulé el que le envié por correo a Daniel Sapia y que está publicado en su sitio www.conocereislaverdad.org (sitio que en aquel entonces era de un carácter bastante crítico en contra del catolicismo, y quizás hoy lo siga siendo, no sé pues no he tenido recientemente chance de visitarlo a profundidad, pues ustedes saben lo costoso que es todavía navegar en Internet, y las limitantes asociadas). De todas formas mi agradecimiento a Daniel por publicar aquella parte de mi vida que, para los que quisieran leer sobre ella, y no tienen tanto acceso a Internet, aquí trataré de abordar. ¿Por qué la necesidad de escribir este? Porque aquel testimonio contenía equivocaciones mías que hasta tiempos recientes no lograba asimilar como errores, y porque fue bueno poder reconocerlas para que mi vida espiritual creciera, lo que pudiera ayudarlos a ustedes que tan amablemente dedican tiempo a leerlo. Esto que van a leer es la parte más importante de mi vida, porque es la historia de cómo encontré a Dios, del papel de las iglesias protestantes y evangélicas no-católicas, el del Grupo universitario cristiano de Ciudad de la Habana, y el de la Iglesia Católica en ello, y de cómo ahora en consecuencia soy un hombre muy feliz y que se siente tan en paz y seguridad como al principio.

Un fallido inicio como cristiano católico

Nací el 2 de marzo de 1982. Mi madre dice que yo fui bautizado siendo un niño muy pequeño en Quivicán –donde vivimos hasta casi cumplidos mis 7 años- por un cura (un sacerdote católico) que fue por los campos bautizando a todos los niños pequeños que no habían sido bautizados. Dice también que luego fui bautizado por los guajiros -en el medio del campo- con un “bautismo” no religioso, en una bañera vieja donde bebían las vacas (reconozco que es gracioso, ja ja ja ja). A mis 10 años de edad, ante la duda, mi tía Aracely Llanes, católica, me encausó para pasar una catequesis de niños con la catequista Caridad Echegarruga, con el objetivo de recibir el bautismo en la parroquia San José de Güira de Melena, siendo bautizado por el Padre Roberto Betancourt, el 19 de Abril de 1992. Sin embargo, luego de bautizarme, no continué asistiendo a misa como había hecho antes del bautismo, hasta que llegué a la secundaria donde, en el curso del noveno grado, sí regresé a la Iglesia San José ya mencionada gracias al impulso que me dio un compañero de estudios que hasta hoy es mi querido amigo, el licenciado Ariel Hernández Pérez, que hasta hace poco se congregaba en una Iglesia Bautista Reformada.

Una cosa cierta de mi testimonio anterior publicado en el sitio de Daniel Sapia es que ese comienzo se caracterizó por el hecho de que no fui capaz de vencer los pecados que las personas podían ver –se daban cuenta de que yo no cambiaba tanto como se esperaba de mí. Yo no entendía las homilías que se daban en la Iglesia. (La homilía es el sermón o meditación pública de la Palabra) Yo era demasiado joven e ignorante para comprenderlas (y los curas que estudian tanto que cuando hablan en público a veces se lucen en su destreza del manejo del idioma, como yo a veces ahora, me disculpan), y eso me molestaba. Yo quería entender.

Así permaneció todo hasta que Ariel cambió de iglesia en medio de nuestros estudios preuniversitarios (en el I.P.V.C.E. Mártires de Humboldt 7), y comenzó a congregarse en la iglesia Bautista Eben-ezer de Güira de Melena. Y aunque yo no cambié de iglesia durante el preuniversitario, sí me empecé a reunir en el pre –al igual que Ariel- a escondidas allí con jóvenes cristianos de diferentes iglesias (católicos, pentecostales y otros carismáticos, bautistas, presbiterianos y otros protestantes y evangélicos no-católicos) – a escondidas porque no estaba permitido. De esa época, recuerdo bien a Sarahí (creo que de Caimito), a Yisel, al “Nini”, a Lester Placencia de Mariel, quien después estudió en la CUJAE la Ingeniería Mecánica, a Anna… Y a otros que no eran cristianos como Maury, Yiniert, Yohandrét Fernández y Yaser, de Güira, Yarbredy Vázquez y Yosvany de Bejucal, Yanosky… (Quizás los nombres no estén bien escritos ni estén todos, me disculpan. Si pueden me hacen comentarios para añadir a más, pues recuerdo muchos rostros pero he olvidado nombres)

Cuando llegué a 12 grado, traté de reunir a los católicos en una reunión a parte del resto. No lo logré, pues fue multitudinario, pudiera yo decir, pues nunca nos habíamos reunido tantos cristianos juntos en el pre. Fueron todos –o casi todos- los católicos y fueron los protestantes (sin ser invitados por mí, se enteraron por otros). Luego invité a los católicos solos para una reunión, aunque, según supe, solo tuvieron una reunión bajo una lluvia más o menos débil, sin mí.

La gloriosa universidad, UNIVIDA y mi entrada en la “vida de la gracia” como evangélico no-católico

Luego cambié de iglesia al culminar el servicio Militar. Comencé en la universidad y me hice bautizar en la iglesia bautista Eben-Ezer de Güira, antes mencionada. Me hice bautizar porque vino un norteamericano al que llamábamos Felipe, quien me dijo que considerara volverme a bautizar preguntándome a mí mismo si mi anterior bautismo fue un bautismo de creyente. En realidad mi anterior bautismo lo hice con seriedad, y eso es todo lo que recuerdo: la seriedad de un niño de 10 años de saberse cristiano. Pero esa realidad no la quise aceptar porque quería bautizarme para ser miembro de esa iglesia bautista y así tener derecho a cantar o a desarrollarme como músico cristiano. Sí reconozco que en esta ideología avancé en cuanto a que no decía malas palabras, y (hasta cierto punto) en que me cuidaba más de que otros me vieran pecar.

La entrada a la universidad: Ariel estudió en la UH mientras yo en la CUJAE. (CUJAE y UH son universidades especializadas en materias diferentes). Sin embargo, íbamos en nuestro pueblo a la misma iglesia bautista Eben-ezer los domingos. Yo comencé a reunirme entre semana con el Grupo Cristiano de la CUJAE perteneciente al Grupo Universitario Cristiano de Ciudad de La Habana (El grupo de la CUJAE estaba formado por jóvenes bautistas, pentecostales y otros carismáticos, metodistas, había evangélicos no-ecuménicos y ecuménicos, los más predominantes eran los no-ecuménicos, y no habían católicos). En este marco es que pude comenzar a entender algo de la Palabra de Dios. Entre nosotros preparábamos el culto que íbamos a tener. Nos repartíamos las responsabilidades del mismo, como la música, el sermón –que era bien sencillo y entendible- y otras participaciones. Fue un momento muy grato de cultivar los dones.

Los retiros universitarios, en vacaciones, eran maravillosos. Eran experiencias hermosas, que se realizaban en el campamento metodista Canaán, situado en Miller, un pueblito de Villa Clara (después supe que en mi 5to año de la carrera se sumaron católicos a estos retiros). A veces teníamos que hacer malabares para llegar al Campamento, pero fue hermoso. Un elemento interesante que me salta a la vista era cómo podíamos comparar el ambiente cristiano que se respiraba en Canaán con el ambiente extra-Canaán, lo que hacía a muchos de nosotros juzgarlo como ambiente hostil.

Con todo, pude saber qué cosa era “la vida de la gracia” (lo que yo no sabía que se llamaba así), y fue algo maravilloso. Tuve mis primeros encuentros con Dios en lo personal, y me volví un cristiano sencillo, y a pesar de mi corta edad, fui alcanzando madurez en muchos aspectos. También tuve una novia llamada Marialys Pérez Matos. Otros de nuestros amigos con los que me he logrado mantener en contacto más o menos irregular, y de esa época, son Dailín y Yasser Esperón, su actual esposo, y Tony el de San José de las Lajas. Y otros amigos de los que recuerdo sus nombres son Yaxer Berdión, Elmer Entenza Madrigal (que era el presidente del GUC de Ciudad de la Habana así como lo fue Yanet antes que él), Humbertico (de Artemisa), Michel Santiesteban, Kiril O´reilly O´reilly, Denisvel, Mairelvis y Victor Oliva, Wilmer Peón (adventista del 7mo día), Jairi Bordón y Diailén. De otros centros universitarios recuerdo bien a Yeiner Cordero Matos, a Alriolys Chile… A nuestro culto solíamos llamarlo “el culto universitario”. Sin embargo, con el paso del tiempo, me fui tornando más y más protestante de lo que era – o sea, hice gran rechazo a todo lo católico, fundamentalmente después de terminar la universidad. Sin embargo, me gustaba esa diversidad y libertad de creencia, que a veces resultaba en acaloradas discusiones doctrinales, sobre todo al empezar, pero lo que más me gustaba es que a medida que fueron pasando los años universitarios, nos tratábamos todos como hermanos, y casi no echábamos a ver las denominaciones a que teníamos pertenencia. Aunque, sinceramente, puedo decir que no me planteé por ese tiempo si la actitud hacía los católicos era correcta o no, pues no tuvimos presencia católica entre nosotros, a excepción de una muchacha extranjera con la que tuve un diálogo doctrinal menos acalorado que muchos otros que he tenido.

No me podía considerar no-ecuménico, pues realmente del movimiento ecuménico no conocía mucho, solo algunas opiniones de parte de los no-ecuménicos que me rodeaban sobre su “anti-bíblica” filiación con el gobierno revolucionario y la política.

Algo que noté, aunque cuando lo viví no quería aceptar que era así, fue que el movimiento cristiano estudiantil al que he estado haciendo referencia fue progresivamente tomando connotaciones fundamentalistas muy conservadoras, por lo que se tornaron más y más irresistibles para mí -sinceramente yo no podía con las exigencias de ese estilo de vida, y quizás fuera porque no lo comprendía bien a cabalidad o porque mi naturaleza o la gracia de Dios con la que contaba era débil e insuficiente para esas exigencias que, en tal caso, no deberían ser. Claro que yo no sabía nada del concepto de fundamentalista ni el de conservador, a excepción de lo dicho por un catequista que tuve en mis primeros tiempos de católicos – a veces cuando yo intervenía para decir algunas de mis opiniones el catequista decía “¡eso es fundamentalismo!”. Pero yo no sabía qué significado tenía eso, ni lo pregunté al catequista nunca.

Bueno, volviendo al tema del movimiento universitario cristiano, supongo que deba atribuir esa tendencia fundamentalista y conservadora a la gran influencia que ejercieron los bautistas de Norteamérica sobre nuestro movimiento, como por ejemplo, un pastor bautista norteamericano llamado Robert Park en los retiros, donde lo invitaban siempre a predicar, y que venía con su equipo. También en mi quinto año de carrera recibimos la visita de otros que entonces eran bautistas de Houston, Texas, de los que recuerdo solamente por su nombre a Justin Fountain, y a Jody (quienes nos regalaron biblias NVI de estudio). Pero la principal influencia vino de Park, cuyo lema principal era “Misión, Visión y Pasión”, y de quién salió el nombre de UNIVIDA como título de nuestro retiro de vacaciones (UNIVIDA significaba “Vida para la Universidad”), y cuyo objetivo era impulsarnos a llevar Vida de Dios a nuestras universidades.

Fue en esa época cuando le escribí a Daniel Sapia, quien publicó aquel testimonio. En el testimonio yo contaba que mientras fui católico y estuve “a los pies fríos de las imágenes de la Virgen” (así fue casi literalmente como lo escribí) no logré vencer mis pecados, lo cual parcialmente era cierto pero parcialmente era erróneo, pues estaba escribiendo de una realidad de mi vida de una manera imprecisa y poco profunda, quiero decir, porque había verdades que no quería aceptar o considerar mientras escribía (Espero poder explicarme después), y por supuesto, insinuando que “ahora que soy protestante/evangélico sí vencí mis pecados” (parafraseando la idea). Sin embargo, eso fue verdad parcialmente, pues en realidad sí tuve algún avance, sobre todo en cuanto a lo que otros podían observar de mí, a no decir las malas palabras y a no mentir, hasta cierto punto, pero reconozco que no era, lo que se pudiera llamar un avance pleno.

Durante el curso, nosotros nos reuníamos como grupo cristiano inter-denominacional entre semana, como ya he dicho, pues estábamos becados, mientras los fines de semana cada cual iba a su iglesia en su pueblo (claro, los que vivíamos en pueblos cercanos a Ciudad de la Habana). Gracias a la propuesta -ante los integrantes del grupo- de un joven llamado Kiril O´Reilly O´Reilly que hoy está lejos de las Iglesias, pude dirigir la mayoría de los tiempos musicales de alabanza y adoración de nuestros cultos de la CUJAE mientras estuve en la Universidad, lo cual fue indescriptiblemente placentero para mí, aunque después otros jóvenes me dijeron que para ellos no fue tan bueno. Las reuniones o cultos, en nuestros primeros años de universidad, los realizábamos en las afueras de la CUJAE, pues dentro estaba prohibido, y hacia 5to año los hacíamos en una iglesia de la Fe Apostólica que había en el barrio Toledo cerca de un Central Azucarero, bastante cerca de la CUJAE.

Otro cambio de iglesia, pero cambio fallido

En cuarto año de la carrera cambié nuevamente de iglesia. Consideré que una iglesia de corte pentecostal o carismático sería un poco más prometedora para mí. Por eso, comencé a asistir los domingos a una nueva misión de la Liga Evangélica de Cuba, que comenzó a abrir en Güira de Melena, y que ya hoy posee templo. Allí, cuando aún no había templo, fungí igualmente en la música, aunque también posteriormente serví en muchas otras áreas como las llamadas células de oración. Luego al comenzar a trabajar, la única experiencia con la que contaba era con la que pudiera tener en la iglesia Liga Evangélica y esa denominación en general.

Estaba adentrándome en el movimiento carismático de la Liga, pero también sin querer darme cuenta que doctrinalmente tenía desacuerdos con la denominación. Sin embargo, en ese tiempo mi relación con Dios llegó a bajar tanto y a ser tan fingida y teatral y aparentemente espiritual, que no pude soportar más estar tan lejos de Dios, y tanta falta de sencillez y sinceridad. Emprendí el camino de regreso a Dios. La gran causa la puedo resumir en que, al terminar la Universidad (año 2006), todo aquel avivamiento cristiano universitario tan bello tarde o temprano acabó de pasar, aunque cuando pasó visité los cultos del grupo de la CUJAE, sobre todo cuando más lo necesitaba, y me ayudó e inspiró mucho la fe de la hermana Dailín, esposa de Yasser Esperón, quien todavía no culminaba sus estudios allí. Yo quería de vuelta mi avivamiento personal. Y Dios fue bueno y permitió que ahí comenzara a recobrar mi fe, del todo perdida. Decidí volver a creer en tiempos sumamente oscuros para mí.

Acto seguido, tuve que abandonar el ministerio musical y celular de la iglesia Liga Evangélica de Güira, y regresar a la iglesia bautista Eben-ezer, pues no hubo forma de llegar a un acuerdo con el pastor de la Liga, quien tomó directrices para que yo no continuara. No iban a ceder en cuestiones doctrinales para coincidir conmigo, ni analizar o considerar mis razones. Hubo serios problemas entre mi familia y ese pastor. (Yo volví después de unos años a visitar cultos de la Liga y no fui rechazado sino acogido, fundamentalmente por la esposa del pastor, quien dijo que cuando yo quisiera podía ir.)

Corto tiempo en el Oasis

Fue aproximadamente por ese tiempo de ruptura cuando me volví a conectar con hermanos de la universidad que habían formado un grupo para-eclesiástico llamado Oasis, dirigido en su inicio por Jairi Bordón -quien estudió con nosotros en la CUJAE, como ya he dicho. Oasis es un Ministerio Estudiantil Cristiano al que serví como colaborador y fue muy especial para mí, sobre todo por su ministerio musical de ese momento, en el que destacó Yeiner Cordero Matos con sus composiciones. El grupo musical produjo unas canciones preciosas por su contenido, las cuales aún conservo, con un tema que me ayudó mucho: el de la importancia de la sinceridad para el cristiano. Fue muy bueno servir en Oasis junto a un amigo de Güira llamado Jimmy León. (Recuerdo que yo llevé a un culto de Oasis a un muy pequeño grupo de jóvenes bautistas de Güira, formado por Enrique Reinoso, Jimmy León, Carlos el negrito alto, Pedro y yo. Fue en la Habana, no tuvimos que pagar ni un centavo para poder ir y regresar.)

Un nuevo encuentro con Dios

Alrededor de los tiempos en que me iba de la Liga, y retornaba a la iglesia bautista, escuché en mi DVD un sermón en mp3 del pastor Ricardo Rodríguez, de la Iglesia Centro Mundial de Avivamiento, de Bogotá, Colombia, donde noté su deseo de ayudar a sus escuchas a vivir una manifestación del Espíritu Santo. Debo decir que no acepté con mi mente la doctrina de que el bautismo del Espíritu Santo fuera hablando en lenguas, como Ricardo trataba de afirmar, aunque no era su énfasis principal en el sermón, o así me parecía a mí. Por lo menos, yo lo que percibí era la ayuda que él quería brindar. Tuve una especial experiencia con ese sermón a solas en mi casa, donde hablé en un idioma o quizás en una jerigonza, no sé, pero sentí tanto al Espíritu Santo manifestarse a mí en ese momento, y era algo que extrañaba tanto, que quise repetir la experiencia. De pronto me hallé necesitando lugares tranquilos como los cementerios y las afueras del pueblo, para ver si lo volvía a experimentar, pero pronto mi familia se enteró y se preocupó y ya no podía continuar en eso.

Fue en medio de todo eso que decidía regresar a la iglesia bautista, pero enfermé de los nervios. Sin embargo, pude visitar lugares apartados un poco más, gracias a que 2 jóvenes de la iglesia bautista, Enrique Reinoso Báez (Hijo) y Yasmani Pérez Pupo, me iban a buscar porque tenían, al igual que yo, sed de encontrar a Dios. Hasta llorábamos por eso, por lo perdidos que nos sentíamos, y porque anhelábamos a Dios. Sabíamos que había algo que faltaba. Algo más.

Debo decir también que, por ese tiempo, necesité estar un período prudencial alejado de las iglesias, lo cual fue bueno y me ayudó a tener calma. Luego me congregué con los bautistas, como había decidido. Tuve serios problemas con otras personas tanto de esa iglesia como de la familia al juzgarlos debido a mi afán de tomar al pie de la letra la Biblia, sin considerar los contextos. No quería ver que la letra mata pero el espíritu vivifica. De todas formas por esa época llegó una gran bendición a mi vida: unos cultos de oración que decidimos tener algunos jóvenes en el templo bautista los martes en la noche. Fue todo gracias al hermano Enrique Reinoso, quien, valiéndose de su derecho de membresía obtuvo ese espacio para nosotros. Era tal nuestro bienestar allí que algunos no queríamos ir a más ningún culto de la iglesia, solo a ese. Allí nos predicamos la Palabra unos a otros. Pero un día acabaron porque coincidían con otras actividades que se aparecieron de pronto. Reinoso tuvo una experiencia en la que vio a un ángel de Dios en una de nuestras reuniones por la mañana.

Fueron tales las conmociones vividas entre los bautistas de Güira que repetidas veces fui a parar a un internado en un Servicio Psiquiátrico, lo que me dejó muy avergonzado y mal parado. Con el tiempo, me fui calmando y dedicándome a mi trabajo. Por ese tiempo, un día tuve una visión de Cristo, y fue maravilloso, real. La visión fue con los ojos cerrados. Pero los abrí para ver si continuaba viéndola, y no fue así. Luego volví a cerrar los ojos y tampoco lo vi más.

Llegó el tiempo de ser definidamente ecuménico

Esa etapa fue en la que comencé a hacer un sitio portable que aún conservo llamado EN POS DE CRISTO Y DE LA UNIDAD DOCTRINAL. No podía entender ni aceptar la falta de amor y la desunión doctrinal del cristianismo. Yo quería descubrir la verdad y mostrarles a otros la verdad, aunque sea si podían leer lo que yo escribía. En ese afán pude comunicar con un pastor de la iglesia morava del Consejo de Iglesias de Cuba, pero él me dijo que el Consejo no se podía hacer promotor de la unidad doctrinal. Luego hice las coordinaciones para llevar un CD con el sitio portable al pastor bautista Raúl Suárez (de los bautistas ecuménicos de la FIBAC). Yo no sabía que se estaba formando la plataforma Reflejos www.cubava.cu en la que se permitía publicar cosas como blogs de diferentes temas, y yo ni sabía que yo podría tener un blog.

Finalmente, decidí viajar para congregarme. Me di cuenta que Dios quería que yo fuera ecuménico y que no encajaba en los movimientos no-ecuménicos. A esa conclusión llegué poco a poco hasta que visité la Iglesia Presbiteriana-Reformada de San Antonio de los Baños, en la que comprendí la centralidad del mensaje bíblico de practicar la justicia. La iglesia presbiteriana me ayudaba a pensar, y me sentía acogido. Allí serví en la música, y tengo dos amigos allí Yanisbel Marquez Alonso y Juan Manuel Arias Perea. Enfrenté las habladurías o críticas cuando visitaba esa iglesia, sobre todo de los no-ecuménicos y conservadores fundamentalistas, y por supuesto, en mayor grado, experimenté ese rechazo cuando comencé a visitar las iglesias católicas. Sí, pues en algunas ocasiones me sentí atraído a la Iglesia Católica de Güira pero más especialmente la de San Antonio de los Baños. Era una atracción sobrenatural, tengo que reconocerlo.

Me estaba dando cuenta -por mí mismo- también de como es un deber cristiano cuidar el medio ambiente. Cuando me enteré de que el papa Francisco dedicó una Encíclica a este tema me sorprendí mucho, me maravillé.

Regreso victorioso al cristianismo católico y relación plena con Dios

En un lento proceso como de tres a cuatro años me he ido acercando más y más a la Iglesia Católica, alternando las visitas unas veces a esta y a la Iglesia Presbiteriana. La Iglesia católica no me ha cerrado las puertas, aunque he encontrado diferentes tipos de persona y diferentes tratos hacia mi persona. Me he dado cuenta de que, aunque yo conozco las doctrinas de la Iglesia católica y su forma en general, son cosas que no había aceptado. Y la victoria sobre mis pecados ha sido más definitivamente interior, notoria y palpable, lo puedo decir así. La manifestación del Espíritu de Dios ahora, puedo decir que es basta como yo necesitaba y antes no tuve, y es señal clara de la victoria.

La esencia de mi mensaje

Reconozco que no ha sido sencillo entender el catolicismo. Es una ideología muy basta y compleja y a la misma vez sencilla y accesible a todos. Mi formación, como pueden ver, me hizo concebirlo como lo conciben muchos protestantes/evangélicos, como lo concebía Lutero en el siglo XVI, y un poco más allá del pensamiento de Lutero: como la Iglesia antigua pero a la vez plagada de falsas doctrinas y de falsas prácticas. Hoy me he dado cuenta de que es una iglesia inclusiva y de su acogida con todas las enseñanzas de la Biblia (por lo menos en su posición oficial), y su extremo y ortodoxo apego a las doctrinas de Nuestro Señor Jesucristo en los Evangelios, su interpretación bíblica caracterizada por la Cristo-centralidad, por el análisis de la historia y la tradición, y como consecuencia la ausencia de los profundos hoyos históricos inexplicables que afectan a las otras tendencias doctrinales, me sabe muy a verdad, a luz y a plenitud, al amor, a ciencia, al Espíritu Santo …

Creo mi deber inculcarles la fe católica y apostólica a otros más bien que hacerlos abandonar sus iglesias protestantes/evangélicas. Tengo fe en que pudiera haber transformaciones o reformas dentro del protestantismo evangélico.

He descubierto que el movimiento protestante/evangélico es muy aconsejable para comenzar a entender, para encausarse en la “vida de la gracia”, sobre todo por su énfasis en los temas que trata enfáticamente San Pablo, y de los que se hizo gran portavoz San Agustín de Hipona. Sin embargo, la fe católica es sana sin igual y la considero más completa y bíblica, y puede ayudar a quienes empiezan igualmente, sino olvida -lo que no sucede en todos los casos- el mensaje de estos santos (que de hecho son santos católicos).

La “vida de la gracia” tiene que poderse vivir también en las comunidades católicas, y la “vida de santidad y oración constante a la Trinidad y a los santos en meditación de la verdad” tiene que poderse vivir también en las comunidades protestantes/evangélicas. Esa es una de mis premisas y de mis luchas de vida. Unificación doctrinal y práctica, a fin de que todos seamos, ya no más protestantes/evangélicos ni católicos, en cambio cristianos católicos y apostólicos, que no olvidan la historia y las posiciones doctrinales y prácticas de la Iglesia antigua, ignorando por supuesto los crasos errores -como la venta de indulgencias- que causaron el origen del protestantismo, y que ya fueron superados en la auto-reforma a que se sometió el catolicismo después de Lutero.

Mi mensaje es que todo no puede ser descafeinado pero todo no puede ser angustia. Necesitamos una vida cristiana equilibrada y profunda, en la que se tenga el suficiente poder de no practicar el pecado, a la misma vez de conservar la calma y la libertad propia de esa vida del cielo pero terrena, esa que a veces no logra entender las razones de vivir sin pecar, y que necesita la paciencia y caridad de sus hermanos en Cristo.

Un comienzo ignorante o débil necesita esas doctrinas de la “vida de la gracia”, (tenemos que ser un poco meta-físicos quizás para aceptarlo todo). Muchos que comienzan necesitan sobre todo la misericordia de la Iglesia que las propicie, sobre todo de esa Iglesia católica y apostólica que siempre se ha dado cuenta de ese llamado, aunque no en todo caso lo ha seguido, como no lo ha seguido en todo caso tampoco la iglesia protestante/evangélica. No somos nada sin amor o caridad, y esto nos llevaría a como aconsejar y ayudar a la persona que se encuentra en un estado u otro, si tenemos oportunidad y visión clara para ello.

También es necesario reconocer que, quienes buscan la verdad, necesitan abrir sus mentes para considerar y cuestionarse todo, incluso el credo de su iglesia protestante/evangélica, el credo de las otras denominaciones que no son la suya, y el de la Iglesia católica.

No debe hacerse a un lado una u otra iglesia, ni como consecuencia hacer a un lado a un hermano u otro de la otra iglesia, como tan frecuentemente se hace. Pero si está sucediendo es, no porque a Dios le agrade, sino porque está escrito que nos rechazaríamos unos a otros en el fin.

Hay una gran necesidad de decir: Bendito el que viene en el Nombre del Señor, y hay una realidad: el diablo lucha constantemente contra eso. Propaga los rechazos.

Escuchadme, Israel, y escuchadme, Jerusalén, y escuchad a tu hermano. Decid de corazón: Bendito el que viene en el nombre del Señor, porque sólo así volveremos a ver de nuevo al Señor.

12 Replies to “Testimonio del Corvo”

  1. Dios te bendiga hermano, encontré tu blog por casualidad, he tenido ciertas inquietudes, creo que la Fe y las creencias no se deben imponer el Señor mismo tiene que guiarnos donde él quiere que estemos como lo hizo con el pueblo de Israel en el pasado, creo lo mismo que tú que no se debe hablar mal de nuestros hermanos, ni despreciarlos por su denominación, yo pertenecía a una iglesia Pentecostal pero conversando con una hermana de otra denominación me di cuenta de algo que no podemos ser separatistas y despreciar a las personas porque profesen una doctrina aparentemente errónea (diferente a la nuestra), sé que existen los falsos maestros que hablan de la palabra porque les conviene. Siempre desde mis comienzos en la vida cristiana he sido Pentecostal he asistido a la misma iglesia, cuando veía ciertas actitudes en los Pastores los justificaba pensando son hombres y solo Dios es perfecto, distaban mucho de lo que tiene que ser un santo de Dios y más si está encargado de vidas, no creo que eso deba ser un estatus de grandeza, hay que respetarlos pero solo Jesucristo es el dueño de la verdad absoluta.
    La primera vez que cuestioné mi estado espiritual de cómo estaba interiormente, que no era una hipócrita, quería ser una fiel seguidora de la Cruz de cristo sin fingimientos y creo que lo he logrado. Quiero ser sincera con mi Fe y con el Señor estudiando la palabra y la Sana Doctrina que viene de parte del padre y estoy en estos momentos hermano en un dilema espiritual.
    Un día una hermana que yo visitaba su casa en tono despreciativo me dio un disco y me dijo dáselo a tu vecino católico. Era la película española de la vida de Santa Teresa de Ávila, que la actriz principal es Paz Vega, la vi me gustó tanto que investigué sobre la vida de esa Santa leí mucho sobre ella, sus poemas y he descubierto que el Señor estaba complacido con su nivel de entrega y Fe.
    Aunque conservo el disco y creo que la he visto unas 20 veces, no le regalé el disco a mi vecino católico se lo presté para que lo copiara.
    Saludos cordiales que Dios te bendiga.

    • Amén, estoy muy de acuerdo. Yo también he estado en dilemas espirituales, aunque quizás no lo expresé con esa frase en mi testimonio. Gracias por tu comentario, es muy bueno y de bendición. Sigue así, sincera y sin falsedad, pase lo que pase, que en eso estamos todos los verdaderos cristianos, cobra ánimo y no dejes que nada te detenga y se valiente, que las bendiciones que necesitas en su momento llegarán a tu vida… ah lo olvidaba, gracias por compartir tu experiencia aquí… me encantaría saber de la vida de Santa Teresa de Ávila y voy a tratar de escribirte a tu correo para que tengas el mío para cualquier cosa en la que yo pueda ayudar o tu a mí. Disculpa que le haya hecho ajustes a este comentario respuesta, es que no me doy cuenta a veces de todo lo que debería.
      Bendiciones.

  2. muchas gracias amigo por este blog en lo q le pueda ayudar para seguir enriqueciendo este blog para el bien de nuestro pueblo que tanta necesidad de la palabra de Dios, algo limitada en nuestros medios de comunicación.

    • Gracias por su comentario, por su brindarse a ayudar y por la opinión sobre el blog que usted tiene.
      Si quiere mi opinión, pienso que la palabra tiene la libertad que Dios desea que tenga en los medios de comunicación, recuerde Romanos 8:28 : “A los que aman a Dios todas las cosas les ayudan a bien, esto es a los que conforme a sus propósitos son llamados.”
      Bendiciones.

  3. Saludos hermano!
    Dios ha querido que hoy leyese tu testimonio, justamente un día antes de la celebración de la Pascua Joven en la Iglesia de Reina, la primera pascua joven ecuménica. Espero mañana, después de comprender tu reseña, vivir un encuentro en Cristo Jesús con hermanos de otras iglesias. Ojalá y nos veamos mañana Corvo, un abrazo y mi oración.

  4. Hola Yousdel, como estas??? interesante tu experiencia, me imagino lo misterioso que fue para ti ser cristiano cuando era prohibido. Pero mi experiencia es contraria, yo comence siendo cristiano, naci entre protestantes y despues de ahondar en mi adolescencia en los temas bíblicos soy agnostico, o ateo, como prefieras. Hice un blog con el objetivo de colocar mis estudios que me llevaron a no creer en la biblia, ni en ningun tipo de cristianismo, de defender una opinión que no se habia defendido con tantos argumentos en todo reflejo, la opinión de que Dios no tiene porque existir necesariamente, ni existen pruebas que lo avalen…

    Creo que existen experiencias para todo, experiencias que te dirigen a un Dios y otras que te demuestran su inexistencia…¿Será que lo que llamamos Dios no es más que sentimientos y experiencias sensoriales de nuestro cerebro?

    un abrazo…

    • Bueno,amigo, gracias por la calidez de su comentario,usted me parece sincero,y usted debe tener sus razones fuertes para haber llegado a la ideología y a las conclusiones que ha asumido.
      A mí particularmente me complace mucho dialogar con personas que piensen de modo diferente a mí siempre que reine un ambiente de búsqueda sincera de la verdad. Porque en esencia ese es mi Dios: la verdad. Yo no hace mucho tuve un diálogo súper interesante con un ateo cuyo Login era Jabberwocky, en mi entrada ‘¿Dudas de creer? Lee esto con sus comentarios‘, sí porque después le añadí al título la frase ‘con sus comentarios’ pues los comentarios fueron la profundización oportuna del artículo,y Jabberwocky me llevó a pensar en cuestiones en las que no había reparado, verdades que no conocía y que transformaron mi cosmovisión acerca de mi Dios de la verdad y del amor y acerca del ateísmo.
      Para responder a su pregunta sin más preámbulos, mi respuesta es no. Dios no es meros sentimientos y emociones, por lo menos,no el Dios que yo conozco. Dios es, como ya había dicho,la verdad y el conjunto de todas las verdades comprobadas y comprobables, y cuando los cristianos verdaderos traemos a nuestra mente la verdad, es entonces que podemos llegar a estar en Dios, y no sólo nosotros, sino que es algo que está a la disposición de todos los seres humanos,porque Dios y todas sus criaturas celestes se han acercado al mundo con todo el gran amor y la inmensa misericordia que el ser humano necesita sea quien fuere, cuando específicamente Dios tomó carne de la Santísima Virgen María y nació de ella en la persona única de Jesucristo. No obstante,aunque usted no crea en estas cuestiones,la verdad siempre mientras esté en este mundo,estará a su alcance,y eso es Cristo:la verdad, no emociones, y no estoy hablando de verdades sobre Dios y sobre la fe, sino verdades en sentido general de cualquiera de los temas de conversación y sus aristas.
      gracias por comentar
      y no deje de hacerlo si desea seguir dialogando conmigo.
      Otro abrazo

    • Ah, he oído mentar el libro, no lo he leído. Yo los libros que leía en los tiempos que abarco en este relato de mi vida eran los libros producidos por el protestantismo. Gracias por su visita a mi blog y gracias por comentar. Hágalo cuando desee. Salu2.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*